Saltar al contenido
ADONIS AZUL

Hormiga Fantasma

Hormiga Fantasma – Tapinoma melanocephalum (Fabricius)

Hormiga Fantasma

Esta hormiga tiene su nombre común debido a su color pálido y por su tamaño muy diminuto es muy difícil de ver. En los Estados Unidos se localiza principalmente en el centro y sur de Florida y Hawaii. En los estados del norte es incapaz de sobrevivir excepto en invernaderos y estructuras similares de temperaturas controladas.

RECONOCIMIENTO

Obreras monomórficas de aproximadamente 1.3 a 1.5 mm de longitud. Cabeza y tórax obscuros, antenas, pedicelo, gáster, y patas de color pálido. Antena de 12 segmentos, que se engrosa gradualmente hacia la punta. Tórax sin espinas, perfil no uniformemente redondeado. Pedicelo de 1 segmento, oculto o escondido de la vista desde arriba por la base del gáster. Gáster con abertura anal en forma de hendidura, sin un círculo de vellos. Aguijón ausente. Las obreras cuando son molestadas o aplastadas emiten un olor a coco podrido.

GRUPOS SIMILARES

(1) Hormiga doméstica olorosa (Tapinoma sessile) de color completamente marrón oscuro a negro. (2) Hormiga de campo (Formica spp.) si es de dos colores tiene el pedicelo visible desde arriba y el gáster con un círculo de vellos. (3) Hormiga faraón (Monomorium pharaonis) con 2 nódulos en el pedicelo. (4) otras hormigas con 1 nódulo, si son bicolores, tienen el pedicelo mucho más grande y/o visible desde arriba.

BIOLOGÍA

Normalmente sus nidos se ubican en cavidades o huecos, o en el terreno. Los nidos son de moderados a grandes en cuanto al tamaño, y contienen miles de obreras y numerosas reinas funcionales. Las nuevas colonias se inician probablemente por “brotes” donde una o más hembras reproductoras, algunas obreras y tal vez, unas cuantas crías (larvas y pupas) hayan emigrado hacia el nuevo sitio de anidado. No se sabe si las nuevas colonias son fundadas por enjambradoras. Esta hormiga no presenta antagonismo entre miembros de diferentes colonias o nidos. Aún cuando la biología de la hormiga fantasma no ha sido estudiada en detalle, parece ser muy parecida a la de la hormiga faraón.

HÁBITOS

La hormiga fantasma es altamente adaptable en sus hábitos de anidado. En interiores, la hormiga fantasma típicamente anida en cavidades como huecos de los muros, detrás de los zócalos, entre los gabinetes y la pared, etc. También pueden anidar en el suelo de las plantas en maceta. Sus hábitos de anidado parecen ser muy similares a los de la hormiga faraón. En áreas de exterior, la hormiga fantasma anida en la tierra, incluyendo la de las plantas en maceta, bajo las piedras, debajo y dentro de la leña, en desperdicios de árboles, en cavidades muertas de árboles y ramas de arbustos y en huecos superficiales de plantas. Al parecer prefieren anidar en huecos, cavidades y hendiduras de árboles y arbustos. La hormiga fantasma fácilmente entra en estructuras, normalmente caminado desde sus nidos a lo largo de las paredes de las paredes de fundación o a través de las ramas de árboles y arbustos que hacen contacto con los muros de la estructura. Las obreras son aficionadas a la miel y cuidan grupos de insectos que la producen. También se alimentan de insectos vivos o muertos. En Puerto Rico han sido observadas destruyendo los huevos y primer instar larvario de la mosca casera, Musca domestica (Linnaeus). En interiores, esta hormiga muestra preferencia por sustratos dulces. Las obreras de la hormiga fantasma corren rápida y erráticamente. Siguen senderos y les gusta moverse a lo largo de los bordes y esquinas. También se forman caminos debajo del césped y/o bajo la capa de hojas secas de aceras, patios y paredes exteriores de las paredes de fundación. En el interior caminan por debajo de la orilla de las alfombras, a lo largo del cableado eléctrico y por los huecos de los muros, donde pueden moverse sin ser vistas. Debido a sus altas necesidades de humedad con mucha frecuencia pueden encontrarse cerca de fuentes de humedad, como fregaderos, lavabos, excusados, pared de las duchas, tinas de baño, macetas, etc.

CONTROL

Es crucial una inspección muy meticulosa tanto en el interior como en el exterior para localizar la ubicación de los nidos. En el interior, hay que buscar principalmente cerca de las fuentes de humedad (fregaderos, macetas, etc.) y en segundo lugar, en áreas cercanas a las fuentes de alimentación. (Substancias dulces almacenadas en los gabinetes, etc.). Revisar la orilla de las alfombras y los zócalos. Controlar las cajas de contactos e interruptores eléctricos y las conexiones telefónicas, especialmente en cocinas y baños, y las paredes en áreas cercanas a las posibles vías de acceso (marcos de puertas y ventanas, líneas de servicios públicos, registros sanitarios, etc.) ya que esta hormiga acostumbra caminar a lo largo de orillas y esquinas. Se debe seguir el rastro de las hormigas hasta su nido. Si se encuentran hormigas en algún muro perimetral/exterior se debe revisar el correspondiente en el lado opuesto de esa pared.

Si no se pueden ubicar el (los) nido(s), puede ser necesario precebar usando substancias dulces como jalea en pequeños pedazos de sorbetes o popotes para obligar a las hormigas a salir. Estos precebos se colocan donde las hormigas han sido vistas, cajas de contactos eléctricos, conexiones telefónicas, gabinetes de alimentos, etc. Hay que revisar las estaciones de precebado a las 2448 horas en busca de actividad. Si se ha podido ver que las hormigas no están viniendo del exterior, se puede utilizar alguno de los cebos comerciales para establecer medidas de control. Hay que probar con ambos tipos de substrato, a partir de azúcares y a partir de proteínas.

En el exterior inspeccionar a lo largo de la pared cimentada, el patio, las aceras y debajo del césped y el acolchado vegetal. Hay que tratar de remover tanto acolchado como sea necesario de la base de los árboles y arbustos con un rastrillo. Controlar con un destornillador en las bifurcaciones de las ramas de los árboles y arbustos, porque ahí también acostumbra anidar esta hormiga. Voltear piedras, ladrillos, barrotes, leña y desechos en el terreno, especialmente cerca de las paredes de fundación; eliminando tantos objetos de los mencionados, como sea posible. Verificar que las ramas de los árboles y arbustos no estén en contacto con las paredes exteriores de la estructura; en cuyo caso esas ramas deben ser podadas para evitar el contacto. Seguir los caminos de las hormigas hasta su nido. Realizar tratamiento en los nidos con algún plaguicida etiquetado para tal fin. Si continúa habiendo invasión de hormiga fantasma desde el exterior, debe hacerse un tratamiento perimetral utilizando alguna formulación de piretroide microencapsulado o polvo mojable.