Saltar al contenido
ADONIS AZUL

Hormiga Cabezona

Hormiga Cabezona – Pheidole spp.

Hormiga Cabezona

Estas hormigas reciben su nombre común debido a la cabeza excepcionalmente grande de las obreras mayores en relación con el tamaño de su cuerpo. Varias especies se encuentran a lo largo de los Estados Unidos incluyendo Hawaii. Algunas de estas especies sirven como hospederas temporales de gusanos planos que infectan pavos, gallinas y otras aves domésticas.

RECONOCIMIENTO

Obreras dimórficas (2 especies polimórficas, una en el Sudoeste de Texas y otra en el sur de Arizona), miden de 1.5 a 6 mm de largo. Nnormalmente las obreras menores miden la mitad del tamaño que las obreras mayores; las reinas son más grandes que las obreras mayores. Su coloración varía desde amarillento a marrón claro hasta rojo amarillento a marrón rojizo oscuro, algunas especies tienen áreas rojo oscuro y/o negro. Las Obreras mayores tienen cabeza excepcionalmente grande en relación con el tamaño del cuerpo. Antena con 12 segmentos, con 3 segmentos formando la clava. Tórax con 2 espinas en la parte trasera superior; perfil irregularmente redondeado. Pedicelo con 2 segmentos. Aguijón presente. Las obreras de algunas especies emiten un olor parecido a las heces fecales de los mamíferos al ser alarmadas.

GRUPOS SIMILARES

(1) Hormiga de fuego (Solenopsis spp.) tiene antena de 10 segmentos con clava de 2 segmentos, tórax con ausencia de espinas. (2) Hormiga faraón (Monomorium pharaonis) tórax con ausencia de espinas, sin casta de obreras mayores.

BIOLOGÍA

Dependiendo de las especies, las colonias maduras varían de pequeñas a grandes. La mayoría de las especies forman colonias pequeñas con poblaciones entre 200 y 300 individuos; las especies que forman colonias grandes pueden agrupar entre 2.000 y 3.000 individuos. Las colonias tienen varias reinas. Las grandes cabezas y mandíbulas de las obreras mayores se utilizan para romper la cáscara de las semillas y/o el duro exoesqueleto de los insectos que ellas depredan. Varias especies chirrían (producen sonido) cuando son alarmadas y/o cuando encuentran comida; estos sonidos tienen la función de atraer más hormigas hacia las que están chirriando.

Algunas especies son hospederas temporales de gusanos planos. Por ejemplo, P. bicarinata Mayr (de Nebraska a Nueva York y en el sur desde Arizona hasta Florida) es hospedero temporal del platelminto Raillietina georgieuis Reid & Nugara, parásito de pavos salvajes y domésticos, del gusano plano del pollo R. echinobothrida (Megnin), y del gusano plano R. tetragona (Molin) parásito de la gallina doméstica.

HÁBITOS

Esta hormiga rara vez invade las estructuras y por lo general anida en el terreno que rodea los edificios. Muchas especies anidan en el suelo en condiciones de protección tales como bajo las piedras, blocks del patio, tablas, leña y madera decorativa del jardín, aunque pueden anidar en áreas abiertas donde hacen pequeños montículos de tierra. No es raro encontrarlas anidando bajo desechos de hoja o acolchado vegetal alrededor de edificaciones. Unas cuantas especies anidan en madera y troncos podridos. En relación con las estructuras, la hormiga cabezona anida con frecuencia debajo de los cimientos y entra a la edificación a través de las juntas de expansión y las grietas de las losas. Ocasionalmente anidan en los espacios de gateo debajo de las construcciones, y se sabe que utilizan la madera dañada por las termitas para anidar.

La hormiga cabezona se alimenta principalmente de semillas e insectos y ocasionalmente con miel. En las casas, se alimentan de carne, grasa, hígado, melazas, mantequilla de maní y jugos de fruta. Esta hormiga normalmente muestra preferencia por alimentos ricos en proteínas.

Fácilmente hacen caminos. Aunque normalmente no se alejan de su nido, el autor principal observó en Florida, dos colonias recolectando alimento a más de 46m de su nido. A partir de su nido ubicado en el exterior, uno de los caminos subía por el tronco de una palmera y bajaba por las ramas de la misma haciendo contacto con el segundo piso de un motel, de ahí bajaba hasta llegar a las bandejas de alimento que dejaban por la noche en el pasillo. El segundo de los caminos subía dos niveles de escaleras hasta llegar a bandejas similares en otro edificio del motel. En ambos casos, los senderos seguidos por las hormigas hacia el pasillo estaban bajo la orilla de las alfombras de interior/exterior.

CONTROL

Si es posible seguir el sendero de la hormiga hasta el nido, se debe tratar este último con un plaguicida adecuadamente aprobado para tal fin. Si las hormigas están saliendo a través de la madera, las juntas de expansión o grietas, es muy eficaz la inyección de insecticida a alta presión (160 psi). Si el sendero desaparece en el hueco de un muro, se puede aplicar un polvo (es mejor) o un aerosol a través del acceso de las cajas de contactos eléctricos o por el agujero de instalación de tuberías; taladrar para ganar acceso a esas áreas debe ser considerado como último recurso.

Si la colonia no puede ser localizada puede ser necesario el uso de cebos. En general funcionarán mejor los cebos ricos en proteína, pero también se puede intentar con cebos dulces.

Para las áreas en las que la hormiga cabezona es un problema común, es aconsejable un tratamiento perimetral utilizando polvos mojables o formulaciones microencapsuladas de piretroides. Hay que asegurarse que ningún árbol o arbusto tenga ramas que estén haciendo contacto con la estructura.

Call Now Button